Línea soporte nacional 01 8000 912 466

Los desafíos tecnológicos en la pandemia

Axede | 22 | 1 min | 560 |

Quizás una de las lecciones más importantes que ha dejado esta pandemia es la importancia que se le debe dar en el país a la investigación, a la innovación y a la tecnología. Y este nuevo panorama debe ser un compromiso de las autoridades, de las empresas tecnológicas nacionales y del sector productivo.

Sin considerar el evidente reto que ha significado para el gobierno dotar a las ciudades de una infraestructura hospitalaria con unidades de tratamiento intensivo y equipos críticos de alta tecnología, el camino que han emprendido los países y los laboratorios ha sido el desarrollo de las vacunas y medicamentos para en frenar lo más pronto posible el avance del virus.

De esta manera, el análisis debe ir mucho más allá de la cura del virus. Desde el ámbito gubernamental esta crisis abre un camino que recorrer con varias tareas en temas tecnológicos. Como garante de los derechos, el estado debe responder de manera oportuna en el campo de la salud, pero además en otras realidades como la conectividad, el trabajo y la educación. 

Si miramos los datos de la Comisión de Regulación de las Comunicaciones (CRC) vemos que la penetración de internet móvil en el país en 2019 alcanzó el 61,9 % de la población, y en estos meses de Covid-19 seguramente notaremos un auge sin precedentes que alcanzará la meta del gobierno del 70 %. Tan solo en el tema de consumo, el uso de internet aumentó en estos meses cerca de 40 % y el uso de datos en celulares se incrementó 30 %.

Un buen síntoma es el hecho del aumento de cobertura y uso de internet y que ocurre al mismo tiempo que las autoridades deciden abrir centros digitales gratuitos en zonas rurales de Colombia. Este será un impacto real en infraestructura, además de lo expuesto por el gobierno el pasado 24 de septiembre en un foro de la OCDE, donde el presidente ve a Colombia como un centro regional de inteligencia artificial, internet de las cosas, computación en la nube, ciberseguridad y otros servicios, donde hay que pasar de las buenas intenciones a los hechos.

Pero esta labor no solo compete al gobierno. Desde las esferas productivas y de pensamiento debe haber una reacción tangible en estos temas. Por ejemplo, la necesidad de responder con teletrabajo como eje de transformación digital y de digitalización como impulsores de la recuperación económica. La integración de plataformas y herramientas en la vida diaria de las empresas e instituciones, el giro radical en el sector de la educación para atender sus clases online, por nombrar algunas, hicieron que servicios digitales como big data, realidad aumentada, redes 5G y automatización de procesos se convirtieran en tecnologías en verdadero crecimiento.

Un hecho fundamental para este cambio es acercar la tecnología a los sectores productivos. Tiene toda la razón la Cepal al aclarar que en estos tiempos de crisis la región está atrasada en estos temas frente a otros lugares a nivel mundial. En Colombia, es indispensable desarrollar estos avances tecnológicos con urgencia, como la bioseguridad en tiempos de la nueva normalidad. Esto es un claro ejemplo de los tantos desafíos impuestos por la situación actual.

Lo importante es que estas iniciativas privadas se transforman en un motor para ayudar a la pronta recuperación económica. En este caso, desde la innovación y la tecnología hay soluciones para mejorar los protocolos de bioseguridad exigidos y así poder interactuar en espacios abiertos o grandes superficies como centros comerciales, aeropuertos, universidades, además de oficinas y hoteles, entre otros.

Un ejemplo local de estos cambios son los totem de monitoreo como el llamado TempiX, que integra todos los temas de bioseguridad con implementaciones tecnológicas de última generación con AI, IoT y nube, y que ya se encuentra operando en la Universidad de Medellín, en algunos hoteles, en centros comerciales y en edificios de oficinas para garantizar el cumplimiento de los protocolos, registro de información, control y desinfección al ingresar a este tipo de lugares. En poco tiempo, esta tecnología colombiana ha servido de manera inteligente para el control de temperatura, identificación e ingreso de personas mediante códigos de barra, códigos QR, pases de abordar o carnés corporativos, integrando encuestas de bioseguridad, además de contar con dispensador para desinfección de manos y suelas de zapatos, entre otros. 

Es claro que nuestras empresas de IT y el gobierno deben ir hacia estas soluciones y convertirse en un aporte real para esta nueva realidad en los diferentes sectores de la economía y en la vida de los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *